Valdetorres de Jarama | 25 de mayo de 2022

ENTREVISTA A D. JUAN ANTONIO GONZÁLEZ GONZÁLEZ – ABOGADO DESPACHOESPECIALIZADO.COM

“NO COBRAREMOS HASTA OBTENER ÉXITO EN NUESTRA TAREA”

El despacho, especializado en
indemnizaciones por accidente de tráfico y en afectados bancarios nos
asesora en caso de ser víctimas de alguno de estos aspectos.

En referencia a indemnizaciones por
ACCIDENTE DE TRÁFICO ¿quién tendría
derecho a recibirlas?

Las víctimas de accidentes que han sufrido daños (periodos de curación, tratamiento rehabilitador, baja, secuelas y perjuicios que se mantengan en el tiempo, gastos soportados…) ya viajen en un vehículo o
sufran un atropello.


¿Qué es lo primero que debemos hacer si
somos víctima de un accidente de tráfico?

Siempre velar por nuestra seguridad, si los daños son grandes llamar a la autoridad y servicios de emergencia. Se debe recibir atención médica dentro de
dentro de las 72h siguientes, de lo contrario, lo tendremos difícil para cobrar indemnización o recibir rehabilitación gratuita.

¿Y si vamos en el vehículo que provoca del
accidente?

No tendrá derecho a indemnización el conductor causante del accidente, pero sí los pasajeros lesionados del vehículo causante del accidente.

¿Quién responde si el vehículo causante
del accidente es robado o se dio a la fuga?

Responderá de los daños causados El Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Y en caso de fallecimiento?

Los familiares (no solo herederos), incluso allegados, pueden tener derecho a cobrar la
indemnización correspondiente.

¿y en referencia a LA ESFERA DE LOS
AFECTADOS BANCARIOS?

Ante ciertos productos abusivos, como la tarjeta de crédito aplazada o en forma de revolving podemos revertir la situación.

¿Qué es una tarjeta revolving?

Es una tarjeta de crédito que permite disponer de dinero y devolverlo en bajas cuotas. Apenas se liquida capital pendiente, destinando gran parte de cada cuota solo a intereses y comisiones. En muchas ocasiones
con el paso del tiempo el prestatario acaba siendo un deudor «cautivo» del banco.

¿Cómo encara la Ley este tipo de
situaciones?

El artículo 3º de la Ley de 23 julio 1908, de Represión de la Usura, dice: “Declarada con arreglo a esta ley la nulidad de un contrato, el prestatario estará obligado
a entregar tan sólo la suma recibida; y si hubiera satisfecho parte de aquélla y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital
prestado”. Gracias a esta norma, de hace
más de un siglo, conseguimos recuperar el dinero de los consumidores. El Tribunal Supremo se ha puesto del lado del consumidor, debiéndose examinar cada caso de forma individual.

¿Un consejo para nuestros lectores?

No se resigne a seguir pagando cuotas abusivas o a dar por perdida su inversión, puede que podamos anular su producto y recuperemos su dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *